Usando la copa menstrual

Últimamente la gente se está volviendo mucho más consciente y responsable acerca del cuidado del medio ambiente y eso está increíble. Hay muchas maneras en las que poco a poco podemos empezar a ser personas más ecológicas y más responsables con nuestro planeta y una de ellas es dejar de usar toallas sanitarias o tampones. 

En promedio, las mujeres que usan toallas sanitarias generan 60 kilogramos de residuos de este artículo durante su vida, eso equivale a 100.000 toneladas de desechos al año. Las toallas higiénicas y los tampones son de los residuos más contaminantes del planeta, esto se debe a que no son reciclables y a que su degradación toma un tiempo aproximado de 500 años. Esto desencadena a que en muchos casos estos residuos terminen en vertederos, siendo quemados, generando gases contaminantes y llegando hasta el océano.

Una mujer aproximadamente menstrúa de 3 a 5 días y en promedio usa 5 toallas por día; eso quiere decir que en un año menstrúa 60 días y en 34 años 2040 días.  Si multiplicamos 2040 días por 5 toallas diarias tendremos un resultado de 10,200 toallas higiénicas por cada mujer. Una cantidad impresionante. Imagínense toda la contaminación generada. 

Y eso no es todo. Cuando compramos un paquete de toallitas o tampones, tenemos el envase que contiene el producto, que puede ser una bolsita de plástico o en algunos casos cajas de cartón. Dentro tenemos el plástico que envuelve a cada toalla o tampón y además, en el caso de las toallas, también está el plástico que se despega en la parte inferior que tiene el adhesivo. Es decir: plástico, más plástico, más plástico.

Son polietileno de baja densidad y polipropileno, que para su fabricación insumen petróleo, gas natural y agua (se calcula que se usan 30 litros de agua por paquete producido). También encontramos químicos altamente tóxicos para la salud como polímeros súper absorbentes, el rayón que se utiliza para blanquear los productos y dioxina. Además, el algodón, que es tratado con glifosato y la celulosa, que implica la tala de árboles que destruye el hábitat de distintas especies de animales como principal consecuencia. Es decir, una contaminación desmedida y un consumo excesivo de recursos naturales. 

Ahora, si todos estos datos aún no te convencen para probar y usar la copa menstrual. Te voy a contar mi experiencia personal. La verdad a mí me daba un poco de miedo usar la copa, sentía que no iba a poder usarla, que me iba a doler, que iba a ser incómodo y que mejor seguía como siempre con la toalla. Cabe mencionar, que odio usar toallas, me parece súper incómodo y muy antihigiénico. Cada vez que vas al baño, ver todo el asunto ahí me parece horrible. Cuando hace calor siento que suda en exceso, y hasta puede causar rozaduras. Es terrible usarlas cuando vas a hacer ejercicio porque se mueve, porque te roza, porque suda mucho. Y usar tampón no me encanta, porque sé que es medio peligroso por el tipo de material. El caso es que no era nada feliz usando toalla, pero al mismo tiempo me daba miedo dejar de usarla. 

Una de mis amigas, la empezó a usar y siempre nos decía lo feliz que era y que aunque al principio le costó acostumbrarse, con el tiempo ya ni la siente. Además siempre nos mencionaba los enormes beneficios en todo sentido de usarla. El caso es que un día finalmente me convenció. Llegó la pandemia y me dijo “deberías aprovechar este tiempo en tu casa para probar la copa”. Y la verdad es que me pareció buena idea y decidí comprarla. Recordaba que mi ginecólogo había dicho algo en relación al uso de la copa, así que mejor le pregunté a mi mamá si ella se acordaba qué había dicho. Al parecer dijo que no le encanta la idea de que se use la copa, porque puede ser peligroso en caso de que la sangre se desborde y en lugar de salir, se vaya hacia adentro. Pero pues creo que eso es muy raro que pase, a menos de que literal se te olvide que la traes puesta y pasen muchas, muchas horas con la copa adentro. Es decir, hay que estar pendientes del tiempo de uso de la copa y cambiarla cada 8 horas de preferencia para evitar este tipo de accidentes. «Desde el punto de vista ginecológico, en la medida en que la usuaria mantenga las condiciones de higiene al manipular este dispositivo y no sea aprensiva en tocarse, no existiría una contraindicación a su uso»

Me recomendó la copa que ella compró y aunque hay ya muchas opciones disponibles, me fui por la misma que ella usa. DivaCup. Primero tienes que checar los tamaños que tienen y elegir la que corresponda a tu edad, a tu flujo y a si has tenido partos o no. En la página (divacup.com) te hacen preguntas que te van guiando hacía cuál tamaño elegir (hay 3). Yo compré el modelo 1, que es para las que tenemos entre 19-30 años, que no hemos sido mamás y que nuestro flujo es moderado. 

La compré en Farmacia San Pablo, pero también puedes checar en Amazon o directo en la página. Si no mal recuerdo me costó alrededor de $600 y si nos ponemos a pensar en que la copa te dura alrededor de 1 año (puede durar más, pero por higiene se recomienda mínimo un año y estar pendiente de que no tenga cambios de coloración o daños que requieran que la cambies antes) y todo lo que te ahorras en toallas o tampones cada mes, creo que vale totalmente la inversión.  

Ya que me llegó la copa, entré en pánico, porque no tenía ni idea de cómo meterme eso. Pero mi amiga, tipaza, me grabó videos explicándome paso a paso todo. De todas formas en internet hay muchísimas guías y la copa viene con un manual que te explica todo. 

Lo primero es hervir la copa entre 10-15 minutos (la primera vez que la vas a usar- yo lo hago al inicio de cada período para asegurar que esté súper limpia). Después hay varias formas de doblar la copa, las principales son en forma de U o C y la de Push Down. Aquí les pongo fotitos. Yo la doblo con la de push down y se me hace muy fácil. Obvio hay que lavarse súper bien las manos antes de meterla. Te pones cómoda sentada en el escusado (puedes parada también con una pierna subida en algo, pero se me hace más fácil sentada), doblas la copa de la forma de tu preferencia (practica bien antes cómo doblarla correctamente) y la tomas con el dedo índice y pulgar y la comienzas a meter por tu vagina. Obvio tarda, obvio incomoda y duele un poco y ya que sientas que está totalmente dentro y que el tubito inferior no se asoma, la idea es que gires la copa para que se selle y se haga vacío. 

La primera vez puede ser complicado, puede que no sepas si lo hiciste bien o no, puede que no logres meterla. No te rindas, no pasa nada, es normal; es algo nuevo. Yo les confieso que entré en pánico la primera vez. Logré meterla perfecto, pero nunca sentí que se hiciera el vacío, entonces no me atrevía a soltar la copa, tenía pánico de que después no la pudiera sacar. Tuve que contactar a mi amiga y que me ayudará a tranquilizarme. Literal me dijo “no pasa nada, ya suéltala, si la pusiste bien todo irá perfecto, sino tendrás goteo y sabrás que está mal puesta, te la sacas y lo vuelves a intentar. Además vas de gane, porque la pudiste meter fácil, yo me tarde horas en que entrara.” 

Ya tranquila, me di cuenta de que no se sentía nada, ni parecía que traía algo adentro. Estuve pendiente cuando iba al baño y así, del posible goteo y nunca hubo, así que resultó que la primera vez lo hice bien. Algo que es importante para saber si la pusiste bien o no, es que no la debes sentir, ni la copa ni el palito. Si sientes cualquiera de los dos, es que no está bien puesta y debes reacomodarla o de plano quitarla y volverla a meter. 

Te dicen que puedes traerla puesta entre 8 y 12 horas. Yo me fui por las 8 horas mejor. Y obvio cuando llegaron las 8 horas, entré en pánico otra vez, porque ahora tocaba la sacada. Y recordando cuando me sacaba los tampones, pues sí duele un poco la verdad. Para sacarla debes tener las manos perfectamente limpias, juntar el dedo índice y el pulgar e introducirlos en la vagina, hasta sentir la copa. Debes tocar no el palito externo, sino la copa como tal. Ya que la sientas, debes intentar tomarla por la parte de abajo y comenzar a jalar. Debes presionar para que se rompa el vacío porque sino nunca va a lograr salir. Ya que se “doble” y se rompa el vacío entonces sin soltarla sigues jalando hasta que salga por completo. Duele un poco, pero no mucho. Hazlo “rápido” para que dure menos el momento incómodo, pero no tanto para evitar que se derrame el contenido. Ya que está afuera, depositas en el escusado el líquido y lavas la copa con agua y jabón neutro. Revisa que quede súper limpia, sin ningún tipo de residuo. La copa tiene unos mini hoyitos en los lados, que hay que revisar que se mantengan totalmente limpios. Una vez limpia, puedes volver a introducirla. 

Por supuesto que cuesta agarrarle la onda a la puesta y a la quitada. Yo me tardé como 3 períodos en acostumbrarme y ya ahora (llevo como 5-6 meses usándola) no me cuesta nada de trabajo el proceso. Y me siento muy feliz de usarla. Me da gusto saber que ya no estoy contaminando y además me parece muchísimo más higiénico, no la sientes (es más una vez me pasé de las 8 horas porque literal se me olvidó que la tenía puesta), puedes hacer ejercicio perfecto, no tienes algo ahí que se sienta todo el tiempo, que te roce o que cause que sudes de más. Es cosa de acostumbrarse a tener un contacto mucho más directo con tu flujo que cuando usas toalla. Pero no es nada del otro mundo, finalmente es tu flujo. Además te permite conocer mejor la cantidad de tu flujo, su coloración, consistencia, etc. 

Les puedo decir que es de las mejores decisiones que he tomado. Ya no sufro tanto en cada período y es un granito de arena para ayudar al planeta. Se los recomiendo muchísimo. Aprovechen ahora que estamos confinados, para probarla en casa y verán que les cambia la vida. 

Ahora, una vez que cumpla su vida útil, para desecharla debes de cortarla en cachitos y recomiendan que la enterremos para facilitar su descomposición. Como no tiene componentes tóxicos, no daña al medio ambiente. Están hechas de silicona que consta prácticamente de silicio, que se encuentra de forma natural en la arena y el cuarzo de las rocas. 

Ojalá se animen a probarla. Mucha suerte y cualquier duda no duden en contactarme.

Los amigos de Pictoline siempre explicándonos todo

Con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *