30s en Nueva York

Esperaba con emoción el 2020, porque cumpliría 30. Quería que fuera un festejo especial, así que comencé a planear un viaje. Quería que fuera justo por la fecha de mi cumple, 25 de enero, así que al no ser época de vacaciones, podrían ser pocos días y tendría que ser un lugar cercano para poder aprovechar realmente los días. Enseguida me vino a la mente Nueva York. Nunca había ido y consideré que era el lugar ideal para conocer en mis 30. Al plan se unieron mi mamá, que literalmente llevaba 30 años sin ir; fue estando embarazada de mí, y mi hermano que fue hace algunos años, entonces nos iba a poder guiar. 

Me di a la tarea de investigar a qué lugares era un must ir, para crear un itinerario de 5 días. Evidentemente no iba a poder ir a todo lo que quisiera, pero al ser la primera vez pues todo lo que logrará ver sería un gran logro y una gran experiencia, pues sin duda es de las ciudades en las que más cosas hay por ver, conocer y experimentar. Actualmente existen miles de blogs y de canales de YouTube que se dedican a platicarte acerca de sus viajes por el mundo, lo que está buenísimo cuando quieres planear tu viaje. Por ejemplo Alan x el Mundo tiene muy buenas recomendaciones en su canal. También ayuda mucho preguntarle a personas que hayan vivido allá o que hayan visitado recientemente. En mi caso mi prima vivió ahí un tiempo, mi primo visita con frecuencia y una amiga acababa de ir, así que todos sus tips estuvieron buenísimos. Mi hermano tenía una conocida viviendo ahí y ella nos dio recomendaciones increíbles sobre todo en relación a dónde comer. Una vez con toda la información y las recomendaciones me di a la tarea de hacer el itinerario. Una idea buenísima (cortesía de mi hermano) es en Google Maps ir marcando todos los lugares que quieres visitar y entonces de acuerdo a su cercanía vas armando tu recorrido. 

Busca blogs o videos en YouTube de viajeros

Aquí les va mi experiencia en New York:

DÍA 1 JUEVES 

Nuestro vuelo salió como a las 10:00 de CDMX. Llegamos a NY como a las 3:00. Y nos pasó algo muy chistoso a mi mamá y a mí (mi hermano se fue en otro vuelo), al final del vuelo resulta que a mi mamá se le hizo conocida la voz del piloto, así que le preguntó a la sobrecargo y con la novedad de que era un amigo suyo, entonces ya pasamos a cabina a saludarlo y todo. La fila enorme en migración y varios con cubrebocas, porque ya estaba la situación del coronavirus, aunque en ese tiempo muy muy leve y controlado. 

Visitando al piloto en su cabina

Nos fuimos en Uber al hotel que estaba cerca de Times Square. Padrísimo ir viendo cómo aparecían los edificios y las luces de la ciudad y yo sentía la tonadita de Taylor Swift cantando “Welcome to New York, it´s been waiting for you…”. Llegamos al hotel: Fairfield Inn by Marriot que encontramos por buen precio, buena ubicación y venía con desayunos incluidos (buffet). Hacía mucho frío así que mega protegidos salimos a empezar el viaje. Caminamos hacia Bryant Park y vimos iluminada la New York Public Library (cierra temprano, pero vale la pena entrar, aunque esta vez no lo logramos). Cenamos en un lugar que nos recomendaron: Ippudo NY, muy rico: ramen, pork buns, ajillo shrimp. No es tan barato pero la verdad vale mucho la pena. 

Welcome to New York
Vista desde el hotel
New York Library
Ramen deli en Ippudo NY

Caminamos hacia la Grand Central Terminal, está súper lindo el edificio, el techo lleno de aspectos celestiales y referentes a los signos del zodiaco, el famoso Booth Clock y la Whispering Gallery en donde de extremo a extremo puedes escuchar lo que dice la otra persona- obvio hicimos el experimento. 

Grand Central Terminal

Cuando viajas con arquitecto, tiendes a conocer cosas no tan turísticas, que luego nadie conoce, entonces está padre. Fuimos al Seagram Building de Mies Van de Rohe. Y caminamos, congelándonos, al Empire State Building, al que puedes entrar hasta tarde, así que aprovechamos de una vez. Compramos desde antes el City Pass que por $132 dls te permite acceso a 6 atracciones distintas (vale la pena la verdad). Las opciones que incluye el City Pass son: 

– Empire State Building

– American Museum of Natural History

– The Metropolitan Museum of Art

-Top of the Rock Observation Deck o Guggenheim Museum

-Ferry Access to Statue of Liberty and Ellis Island o Circle Line Sightseeing Cruises

– 9/11 Memorial & Museum o Intrepid Sea, Air and Space Museum

En el Empire States entras y recorres un museo, con maquetas, imágenes y un poco de historia. Luego subes al piso 80 donde observas la ciudad a través del cristal. Después subes al piso 86 y ya puedes salir al aire libre y observas a través de rejitas. Le das toda la vuelta y observas la ciudad iluminada. El soundtrack del recorrido en mi mente siempre fue Empire State of Mind de Alicia Keys “concrete jungle where dreams are made of…”. Es muy imponente ver tantos edificios frente a ti y saber todo lo que implica una ciudad como Nueva York. Gran gran bienvenida a esta increíble ciudad con esta vista. 

Espectacular vista desde el Empire State Building

Ya era muy tarde cuando salimos y como recomendación es buena opción pasar a un CVS a comprar algo de cenar. 

DÍA 2 VIERNES 

Recomendamos pararse temprano para aprovechar el día completo para conocer. Y en este caso para alcanzar bien desayuno, porque el hotel estaba súper lleno y el comedor siempre estaba full. 

Nos fuimos caminando a Hudson Yards. Ahí está la “nueva” atracción The Vessel. Es importante y recomendable meterse con anticipación a la página de internet y apartar la entrada. Es gratis y eliges el horario que decidas para entonces llegar y entrar sin filas ni problema. Recorrimos toda la estructura, está padre, diferente y tiene muy buenos spots para tomar fotos. 

The Vessel y atrás el centro comercial de Hudson Yards

Justo enfrente hay un mall, así que entramos rápido. Uniqlo siempre vale la pena y sus chamarritas y underwear buenísimos para el frío. Hay una tienda muy cool que se llama MUJI que tiene productos para el hogar, de papelería, ropa- también les recomiendo darse una vuelta. De ahí caminas hacia The High Line que es un nuevo tipo como de parque, elevado, que vas recorriendo y tiene de pronto banquitas para descansar y tiene obras de arte. Nos bajamos de ahí a medio camino para ir a Chelsea Market, que tiene diversas opciones para comer. Nos recomendaron uno que se llama Lobster Place. 

Caminando por The High Line

Caminamos hacia el Whitney Museum (les recomiendo incluir un museo por día para que no sea tan pesado y realmente disfruten el recorrido). No está en el City Pass, cuesta $25 dls la entrada. Tiene unas terrazas padres para fotos y elegimos entrar a algunas de sus exposiciones (les recomiendo checar con anticipación las exposiciones que hay en cada museo para elijan las que les llaman la atención y entonces solo se enfoquen en visitar esas).  Saliendo nos echamos un banana pudding en Magnolia Bakery.

Whitney Museum
Obras en el Whitney
Banana pudding

Caminamos a Washington Square Park, donde hay una fuente y un arco (bueno en invierno en la fuente se ponen a hacer skateboard). Está lindo para tomar un descanso. Ahora ya cansados decidimos usar el metro. Vale la pena comprar la metrocard de 7 días por $33 dls porque así la puedes usar las veces que quieras durante tu estancia. Google Maps siempre ayuda para ver qué metro usar, qué línea usar y cómo llegar al destino que quieres (ahí el experto y nuestro guía era mi hermano). Llegamos en metro a Madison Square Park, ahí está el famoso edificio FlatIron Building que tiene una forma triangular muy distintiva: lo malo es que estaba todo cubierto porque está en restauración. En metro nos fuimos hacia Soho para ver dónde cenar (a elegir de las múltiples opciones de la lista que nos dieron de recomendaciones). Elegimos un italiano Il Buci y cenamos rico un risotto y una pasta. Regresamos igual en metro.

Washington Square Park y atrás se ve el Empire State Building
FlatIron Building

DÍA 3 SÁBADO 

Habíamos hecho reservación previa en la página de internet, para subir al Top of the World (eliges día y horario). Pero cuando llegamos nos dijeron que estaba nublado, que podíamos subir pero que la visibilidad no iba a ser la mejor. Esperamos un poco, mientras vimos The Rockefeller Center, su pista de patinaje, entramos a la famosa tienda de juguetes Fao Schwarts. Decidimos arriesgarnos y subir al mirador, porque sino se nos iba a alterar todo el itinerario. Está incluido en el City Pass. Entras al piso 67 donde hay un mirador protegido por cristales. Sí se veía nublado pero podías ver los edificios más cercanos. Subes otro piso a otro mirador y a una parte un poco más alta donde ya no estorban tanto los cristales. La vista también es impresionante con todo y lo nublado. Recomiendo que suban a un mirador en el día y a otro en la noche, para tener las dos perspectivas. 

Rockefeller Center

Caminamos a St Patricks Cathedral que es de estilo neo-gótico, construida en 1879. Está muy bonita. Vale la pena sentarse un rato a observar, los vitrales, las columnas, los techos, el diseño en sí. Llegamos a 5th Avenue, la avenida tan famosa por todas sus tiendas. Vale la pena caminar y ver los aparadores, aunque no entres ni compres nada.

Caminamos hasta llegar a Central Park. Está increíble lo enorme, y todo lo que vas encontrando en el camino. Llegamos a unas piedras enormes, que trepamos, para unas fotos muy cool que sacamos y que tiene vista a un laguito  rodeado de árboles pero al fondo lleno de edificios. Padrísimo contraste. Llegamos al famoso Strawberry Fields, con el Imagine en honor a John Lennon, y es que justo por ahí está el edificio Dakota donde vivía y fue asesinado.

Imagine en Strawberry Fields

Caminamos hasta el American Museum of Natural History, que mi mama moría por ir y ver la ballena enorme que cuelga del techo, porque cuando fue no la vio (no entiendo cómo porque es enorme) y como es su animal favorito, quería verla. Además estaba dentro de nuestro City Pass. El museo es enorme y literal siento que necesitarías dos días enteros para verlo bien y con calma y me encantaría, es impresionante todo lo que exhibe. Pero por cuestiones de tiempo y todo, solo elegimos dos áreas. Fuimos a la sala de Ocean Life, que es justo donde la ballena azul cuelga del techo y luego fuimos a ver dinosaurios, tienen unos increíbles que puedes ver a tamaño real. 

Saliendo nos fuimos en metro a Times Square para estar cerca cuando llegará la hora del teatro. Comimos en las famosas hamburguesas Shake Shack. Caminamos hacia Times Square y sí es toda una experiencia, la cantidad de pantallas, anuncios, luces. Sentarse en los escalones y ver las luces de la ciudad y todo el movimiento de una ciudad como New York. 

Uno de mis regalos de cumpleaños, dentro del viaje, fueron boletos de Broadway para ver Wicked. De las miles de opciones disponibles, elegimos esta porque nos la súper recomendaron y es de los shows más famosos. Fue en el Gershwin Theatre. Está padrísima la obra, la disfruté mucho, la música muy buena, las actuaciones y las voces también y bueno, la historia es muy padre. 

Saliendo nos fuimos en metro al hotel. 

DÍA 4 DOMINGO 

Empezamos el domingo con museo. Fuimos al MoMA: The Musuem of Modern Art. Este no está en el City Pass y cuesta $25 dls entrar. Literal nos echamos rápido todas las obras. Pero es muy recomendable qué revisen las exhibiciones con anticipación para que elijan justamente qué es lo que quieren ver y lo planeen. En este tipo de museos vale mucho la pena entrar a las tiendas, porque tienen productos padres, que pueden servir de recuerdo o para llevar de regalo.

Llevaba botas pero ya no aguantaba los pies, y por mensa no me había llevado tenis. Así que fuimos a la tienda Nike de 5th Avenue, que es enorme, enorme. Comimos pizza en una de las famosas de NY, Joes Pizza. Buena y barata. 

La siguiente parada en el itinerario era el 9/11 Museum, pero llegamos y ya estaban cerrando el acceso, de churro por traer el City Pass que lo incluye, nos dejaron pasar. Recorrimos el museo y esta fuerte ver todo lo que sucedió en ese día histórico, hay muchas imágenes, videos, objetos, experiencias de personas. Puedes ver incluso estructuras que aún se conservan, ya medio destruidas. En muchas partes no te dejan tomar fotos, por lo personal de la exhibición. Saliendo está el Memorial que es una fuente cuadrada enorme con los nombres que en la noche se iluminan, de todas las víctimas. 

Enfrente está la estación del metro Oculus, que hizo el arquitecto Calatrava. Está muy cool, diferente. Vale la pena entrar a verla. Además la estación está súper nice, con tiendas buenas y todo. Tomamos el metro y nos fuimos hacia Battery Park. Ahí puedes tomar el ferry para ir a la Estatua de la Libertad, pero eso nosotros no lo incluimos en el itinerario, ya será para la otra. Pero desde ahí puedes ver a lo lejos la Estatua, en este caso iluminada.  Caminamos por el Financial District, llegamos a la estatua del Charging Bull, que dicen que es de buena suerte tocar sus huevos. También vimos la Fearless Statue de la niñita frente al New York Stock Exchange Building, representando el empoderamiento femenino. 

Battery Park

Cenamos en PARM, un chicken parm. Regresamos en metro al hotel. 

DÍA 5 LUNES 

Fuimos en metro al Upper East Side. En Milk nos echamos una galleta. Entramos por ahí a Central Park, llegando al Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, que me encantó. Es un antiguo embalse, que refleja muy lindo los edificios y árboles de alrededor. Pudimos ver patitos nadando. Y alrededor hay una pista para correr o caminar. Por aí muy cerca está el famosísimo MET, The Metropolitan Museum of Art. Obvio me senté en los steps al estilo Gossip Girl. La entrada está incluida en el City Pass. También es enorme, así que es importante revisar todas las exposiciones y elegir cuáles quieres, sobre todo si no tienes tanto tiempo para recorrerlo. Si o sí entramos a la de Egyptian art, que tienen ahí el Dendur Temple, un regalo de Egipto a Estados Unidos. También recorrimos un poco del African and Oceania art y de Medieval art. Fuimos también a Modern and Contemporary art.  Está increíble todo, tanto y tanto por ver. 

Mi hermano quería pasar al MET Breuer que antes era como un branch museum del MET y que ahora alberga algunas exhibiciones monográficas y temáticas que vienen de colecciones del MET. Pero estaba cerrado- es importante siempre a la hora de hacer el itinerario checar horarios y días en los que cierran, porque recuerden que no todo abre diario. Comimos en un restaurante tipo el Ippudo del primer día: Momofuku, igual pedimos ramen y buns. 

Nos fuimos en metro hacia el Brooklyn Bridge. Lo caminamos entero y padrísimo. Ya era de noche entonces todo iluminado, viendo los coches pasar por abajo, rodeados de luces y edificios. Increíble. Bajando del puente llegas a DUMBO. Nos acercamos a Pebble Beach y la vista es espectacular. Tienes el agua ahí llegando a las piedritas, y de fondo tienes el puente y los edificios iluminados. Nos quedamos ahí un buen rato disfrutando de la espectacular vista. Ahí hay varios restaurantes en los que puedes comer o cenar con la vista. Pero el plan era ir a Williamsburg por drinks, pero nos marcaba una hora de camino y ya era medio tarde. Nos regresamos a Manhattan en metro para ir a cenar. Cenamos en Altro Paradiso, que nos recomendaron mucho. Está muy nice y no es barato, pero era nuestra cena de despedida y valió mucha la pena porque cenamos delicioso, una entrada, dos pastas, un steak y un pastel de chocolate. 

Steak

Regresamos en metro al hotel. Y como en NY puedes ver cualquier cosa, nos tocó ver en una esquina como los paramédicos estaban tratando de darle CPR a alguien, seguro por overdose o así. Ya tuvimos que empacar porque era nuestra última noche. 

DÍA 6 MARTES 

Hicimos checkout pero dejamos las maletas encargadas en el hotel (súper tip). Fuimos en metro y bus (la tarjeta te sirve para ambos) al Guggenheim Museum. Este te puede incluir en el city pass pero solo como opción, a nosotros ya no, porque lo usamos para entrar al Top Of The Rock. Medio museo estaba cerrado porque estaban montando la nueva exposición, así que decidimos que mejor no íbamos a hacer el gasto. Entramos al lobby para ver la estructura, que está muy padre y entramos a la tienda. Fuimos a Levaine Bakery por una galleta, muy ricas pero empalagosas, porque la abres y tiene chocolate adentro derretido.

Hay un parque padrísimo que poca gente conoce, o al menos en mis investigaciones para planear el viaje en ningún lado me apareció, pero hermano arquitecto lo tenía en sus planes y en las fotos se ve espectacular- Roosevelt Four Park. A la hora que lo pone en el mapa, le apareció que estaba cerrado los martes. Y pues al ser un parque nunca pensamos que tuviéramos que checar días disponibles. Yo lo deje en el ultimo día del viaje para poder disfrutarlo y pues ya no pudimos ir. Ni hablar, fue la señal de que tenemos que regresar, porque sí se ve impresionante.

Dejamos el resto del día para compras. Pasamos a Pandora por un charm de NY y no podía faltar la visita a Target. 

Four Freedoms Park

Regresamos al hotel por las maletas y al aeropuerto. 

Sin duda fue un viaje increíble. En pocos días logré empaparme de New York, y la verdad es que logré conocer muchos de los puntos importantes. Comimos delicioso, recorrimos muchos lugares increíbles, caminamos, nos cansamos, tomamos miles de fotos. Pude disfrutar mucho mucho mi viaje de cumpleaños y sin duda fue una gran elección haber elegido a la ciudad que nunca duerme para festejarlo.

Gracias NY por todo y sin duda nos veremos pronto. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *