«Santa te está viendo»

Es bastante común que en épocas cercanas a la Navidad, usemos frases como «Santa te está viendo», «Si te portas mal Santa no te va a traer regalos», «Pórtate bien para que Santa te traiga regalos». Y la realidad es que esto es CHANTAJE. Y claro que lo usamos para intentar que se porten bien y claro que puede funcionar, pero no es el mensaje que queremos transmitir realmente, ni es la manera de lograr que los niños tengan una conducta adecuada a largo plazo.

Sobre todo porque a pesar de cómo se porten, los niños recibirán sus regalos. Porque aunque los chantajeemos o amenacemos con eso, no creo que nadie se atreva a cumplir con no darle regalo a su hijo en Navidad. Porque además de que es una tradición linda, que todos los niños esperan con ilusión, la idea de regalar, representa un lenguaje de amor.

Vivimos en un mundo acostumbrado al premio y al castigo y el tema de esto es que lo que les estaremos enseñando es «pórtate bien por miedo», por miedo a perder el amor de tus papás, miedo a no recibir regalos, miedo a ser castigado. Cuando lo que quisiéramos que ellos aprendieran es a portarse «bien» por razones, valores o principios adecuados y porque eso los ayudará a crecer y a ser mejores.

La idea de Navidad, es una época de amor, de gratitud, de familia, de ilusión, de felicidad. Evitemos que eso desaparezca y que entonces algo lindo como es la tradición de Santa Claus, se convierta en algo amenazante, porque «hay un barbón que te está vigilando todo el tiempo». La magia de la Navidad, es algo que no debemos estar usando a nuestra conveniencia. Los regalos son una manera de transmitir amor, generosidad y gratitud, no una forma de condicionar la conducta.

Cuando regalamos algo a un adulto no le decimos «te voy a dar un regalo solo si te portas de tal o cual manera», entonces ¿por qué haríamos eso con un niño? Niños que además apenas están conociendo el mundo, aprendiendo lo que es correcto e incorrecto, la manera de relacionarse con los demás y con el ambiente, que apenas están madurando emocional y cerebralmente y que son como esponjitas, absorbiendo todo lo que les decimos y lo que hacemos.

De nosotros va a depender que los niños aprendan a ir construyendo su brújula interna, que vaya guiando sus comportamientos y acciones, y que no vivan bajo la amenaza de un castigo o consecuencia negativa, como no recibir los regalos de Santa, para portarse como esperamos que lo hagan. En una sociedad consumista, también dependerá de nosotros que estas fechas no se conviertan solamente en recibir muchos regalos, sino en valorar y agradecer lo que tenemos, convivir con nuestra familia y seres queridos, celebrar la vida, disfrutar el dar y no solo el recibir, sobre todo regalos del corazón y no solo regalos materiales.

Preparemos nuestros corazones y nuestros hogares para festejar y vivir la verdadera magia de la Navidad. No condicionemos a los niños a obedecer o a comportarse de cierta forma por miedo y seamos sus guías y modelos a seguir. Reforcemos las conductas que queremos que los niños repitan y hagámosles saber siempre lo que esperamos de ellos.

¡Felices fiestas!

1 comentario en “«Santa te está viendo»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *