¿Qué se necesita para aprender a leer?

Cómo ya hemos mencionado antes, leer es un proceso sumamente complicado a nivel cognitivo, por todos los procesos que requiere llevar a cabo de forma simultánea y todas las áreas que deben de participar.

Primero que nada, resulta que hay dos rutas que nos ayudan a poder relacionar el sonido de la letra con la imagen para así poder leer.

  • La léxica o directa: es a golpe de vista, da una pauta visual y es cuando solo de ver la palabra, logras identificar qué dice. Un ejemplo muy claro es cuando se logra leer palabras en otro idioma que ya conocemos, como Hollywood, ya sabes cómo se pronuncia nada más de verla, y no necesitas irte fonema por fonema para saber.
  • La fonológica: lleva un proceso de relación grafía (letra) con el fonema (sonido), es una lectura por sílabas y se utiliza sobre todo cuando nos enfrentamos a palabras desconocidas, en donde tenemos que parar en seco y silabear, por ejemplo con palabras como Tezcatlipoca.

Hay que saber que siempre usamos las dos rutas, pero frente a una dificultad o novedad en la lectura, sólo se llega a utilizar una para facilitar el trabajo.

Existen 4 subáreas del proceso de lectura, las cuales deben de interactuar para que el proceso se pueda llevar a cabo.

  • Funcionalidad: consta de promover las funciones a través de la lectura. Que los niños sepan ¿por qué hay que leer? ¿Para qué hay que leer? Que vaya de la mano de la motivación y de los intereses para que realmente sea un proceso significativo.
  • Decodificación: es el proceso de unir un signo con otro para formar una unidad de significado, es un proceso mecánico que sirve para identificar sonidos y grafías.
  • Comprensión: es el entendimiento del código y el significado. Es un proceso activo para la construcción y la interpretación.

*La comprensión puede ser:

  1. Literal: a través de la información explícita del texto.
  2. Inferencial: realizar inferencias o conjeturas a partir de lo que dice el texto.
  3. Crítica: cuando se da un juicio de valor a partir de lo que se lee.
  4. Creativa: cuando se genera una nueva propuesta y hay una deconstrucción.
  • Fluidez: cuando se puede llevar a cabo el proceso lector con rapidez, precisión y la expresión correcta, lo cual requiere de velocidad, ritmo y entonación.

Específicamente para comprender, es necesario:

  • que se active el conocimiento previo.
  • que haya predicción y asociación informativa.
  • que se asimile la nueva información.
  • que se analice y sintetice la información.
  • que se recupere la información.
  • que se llegue a la meta comprensión a través de preguntas creativas y críticas.

De acuerdo a estos factores, áreas, subáreas y demás, el proceso lector se va adquiriendo poco a poco de acuerdo a la estimulación, la inmersión, el uso, el involucramiento, la madurez. Tenemos 4 niveles de adquisición:

  1. Logográfica: cuando hay reconocimiento visual de palabras de alta frecuencia sin tener que interpretar el código. Como cuando leen las marcas de productos que ven con frecuencia anunciados. Se da alrededor de los 4 años.
  2. Alfabética: cuando se va estableciendo y aplicando una correspondencia entre las grafías (letras) y los fonemas (sonidos). Se da alrededor de los 5-6 años, que es cuando ya de forma un poco más formal se les va enseñando a leer en la escuela.
  3. Ortográfica: cuando hay reconocimiento de estímulos léxicos y semánticos de las palabras. Se da alrededor de los 7-8 años, cuando entran ya a primaria y les comienzan a enseñar las reglas ortográficas.
  4. Fluida: cuando se integra el estímulo léxico para ampliar su conocimiento del mundo. Se da de los 9 años en adelante, cuando los niños ya usan la lectura para aprender, estudiar y lo hacen también por placer y gusto propio.

Cómo se podrán dar cuenta hay muchos factores detrás del proceso lector. Por eso es importante respetar la madurez y el desarrollo de los niños, para no forzarlos a algo que aún no están listos, pero también es fundamental que desde pequeños se encuentren inmersos en este mundo maravilloso de la lectura, a través de cuentos, bibliotecas a su alcance, lectura en voz alta y sobre todo que vayan entendiendo la función tan importante que tiene la lectura en nuestro día a día.

Ayudemos a nuestros niños, primero aprendiendo y conociendo acerca de cómo se lleva a cabo este proceso, para poderlos acompañar con las mejores herramientas.

Con cariño,

Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *