La importancia de fomentar la lectura en los niños

Leer es una de las actividades que mayor impacto tiene en nuestro desarrollo y aprendizaje, pero también es una de las tareas cognitivas más difíciles de aprender y lograr por todo el trabajo que implica a nivel cerebral. Es por eso que es importante que desde que sean bebés les proporcionemos los estímulos adecuados para que llegado el momento, de acuerdo a su madurez y nivel de desarrollo, los niños puedan aprender con mayor facilidad a leer. Y cuando digo estímulos adecuados, me refiero a algo sencillo que debería de convertirse en un hábito cotidiano, que los niños tengan acceso a los cuentos, para manipularlos, hojearlos, ver las imágenes; así como el leerles cuentos en voz alta, por ejemplo antes de dormir.

Los beneficios de la lectura en la infancia son muchos, entre los más destacados, sobre todo al leerles en voz alta, se encuentran:

  • Desarrollo de mejores habilidades de lenguaje.
  • Aumento de vocabulario.
  • Mayor comprensión en el orden y relación de palabras.
  • Desarrollo de un lenguaje interno.
  • Desarrollo de la imaginación y creatividad.
  • Desarrollo de curiosidad y conocimiento del mundo.

Ya sabiendo los múltiples beneficios que leerles y acercarlos a la lectura tienen en los niños, seguro te estarás preguntando cómo poder hacerle para fomentar en ellos la lectura. Y esto no es gran ciencia, el primer paso siempre va a ser enseñar con el ejemplo; si en casa y en sus contextos cotidianos observan a las personas leyendo, con libros siempre cerca, con libreros y bibliotecas, esto es lo que irán aprendiendo e incluso queriendo hacer. Así que ya sabes, libro con frecuencia en mano.

Otra buena estrategia, es tener en casa un rincón de lectura o una pequeña biblioteca con cuentos y libros que estén a su alcance, va a permitirles poder acceder a ellos cuando quieran, sin necesidad de depender de nadie.

Hay que comprender que a los niños no siempre se les tienen que regalar juguetes, y que uno de los mejores regalos que se les pueden dar, son cuentos y libros. Ayudémosles a ampliar su biblioteca.

Una gran estrategia es leerles en voz alta, ya que esto permite que se vayan familiarizando con el proceso de leer, con vocabulario, con oraciones, que vayan desarrollando su lenguaje y otras habilidades que los ayudarán en el futuro a soltarse leyendo con ellos mismos. Algo importante es hacer de esto un habito diario, buscar distintos momentos para leerles y tratar de que no solo sea en la noche antes de dormir, para que no lo asocien únicamente con el sueño.

Suerte en este camino de formar pequeños lectores.

Con cariño,

Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *