Masturbación en la infancia

Como adultos, padres de familia, muchas veces estamos llenos de miedos, creencias limitantes y tabúes, fruto de nuestras experiencias pasadas, de la sociedad y de nuestra educación. Y esto se observa mucho en relación a temas como la sexualidad. Niños y todo lo referente a lo sexual nos puede generar inquietud, pero la realidad es que somos seres sexuales desde antes de nacer. Es totalmente común, normal y sano que los niños exploren su cuerpo y que en ese camino de pronto puedan descubrir que al tocar o estimular ciertas zonas como sus genitales, sienten placer. Cuando algo genera placer, se busca repetirlo. Por eso es totalmente lógico, que los niños puedan comenzar a masturbarse; como juego, como forma de auto-descubrimiento y como parte de una sexualidad sana. Ojo: no todos los niños lo hacen y eso también está bien.

Si de pronto observas que un niño de entre 2-5 años lleva a cabo acciones como: meter la mano a su ropa interior para tocarse, se frota contra un objeto, se mueve en la silla, se acuesta boca abajo y se mueve, entre otras, no te asustes, es normal. Si los regañamos, o los hacemos pensar que lo que están haciendo está mal o es negativo, estaríamos afectando la relación con su cuerpo y su sexualidad; recordemos que ellos están descubriendo. Lo ideal es redireccionar, es decir, explicarles que es algo que deben de hacer en privado, cuando estén solos y enfatizar en la importancia de tener las manos limpias. Siempre hacerlo en un marco de seguridad, respeto e higiene.

Es una conducta que quizá sea recurrente al inicio, una vez que descubren que sienten placer, y que después se vaya espaciando hasta desaparecer. Sin embargo en algunos casos puede ser una conducta que incluso impida que los niños lleven a cabo sus actividades cotidianas como jugar o trabajar en clase. Cuando esto ya interfiere, es importante acudir con especialistas, ya que esto podría deberse a que están experimentando ansiedad o estrés. En una ocasión, tuve una alumna que se masturbaba con mucha frecuencia, que no podía terminar sus trabajos de clase porque a la mitad de la actividad comenzaba a frotarse con lo que tuviera enfrente, la observábamos enrojecida y sudorosa repetidamente y esto era algo que ella estaba trabajando en terapia ya que tenía ansiedad muy fuerte por temas familiares.

Es muy importante y recomendable que hablemos de sexualidad con los niños siempre. Es algo natural y que es parte de lo que nos hace seres humanos. Y hablar del tema de forma natural con ellos es el primer paso de la prevención de cualquier tipo de abuso. Empezando por conocer las partes de su cuerpo y nombrar los genitales de la forma correcta: vulva, vagina, pene, testículos. Y siguiendo con el mensaje de que deben cuidar y respetar su cuerpo, así como no permitir que nadie lo toque o lo vea, más que ellos. Una vez que van creciendo es importante reforzar el hecho de que ellos se limpien y bañen solos, para ser congruentes con el mensaje de que nadie los puede ver o tocar, ni sus papás.

La manera en la que hablamos y actuamos en relación a la sexualidad, sin duda impactará en nuestros hijos o alumnos. Por eso trabajemos en nosotros mismos para cambiar las ideas limitantes que podamos tener al respecto y tratemos de abordar el tema con la mayor naturalidad posible, pues esto no solo ayudará a que ellos puedan desarrollar una sexualidad sana y positiva, sino que también será clave en la prevención.

con cariño, Johis

1 comentario en “Masturbación en la infancia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *