Masturbación compulsiva

La masturbación es algo común y natural en los niños, principalmente alrededor de los 2 a los 6 años, como manera de autodescubrirse . Pero también puede ser una manera de relajarse. Es decir, cuando algo le genera estrés o ansiedad, y previamente ya descubrió que estimular sus genitales le produce placer y lo relaja, puede recurrir a ello para relajarse.

Si observamos que se masturban ocasionalmente, que ya hemos hablado al respecto con ellos, orientando y guiándolos para que lo hagan en un marco de seguridad, intimidad e higiene, no hay porqué preocuparnos. Sin embargo, si nos damos cuenta que es una conducta que llevan a cabo de manera constante o compulsiva, esto ya es una alerta importante de que algo está sucediendo.

Una vez que la masturbación interfiere en las actividades cotidianas, es manifestación de un problema que hay que abordar. Si en lugar de jugar, socializar o hacer sus actividades escolares, observamos que se masturban y esto ya interfiere en las relaciones sociales y en el rendimiento académico, es necesario actuar. Aunque no hay una línea precisa entre masturbación normal y compulsiva, si podemos tomar en cuenta los siguientes factores:

  • El tiempo dedicado a la actividad.
  • El grado de preocupación asociada con la masturbación.
  • La angustia asociada a la imposibilidad de abstenerse.

La masturbación compulsiva puede estar relacionada con conflictos a nivel emocional como el abuso sexual, la ansiedad o la depresión. Por eso es muy importante que si notamos que la masturbación ya está interfiriendo en las actividades cotidianas de los niños, busquemos ayuda.

Recuerda que la opción nunca es preocuparnos, sino ocuparnos. Así que manos a la obra. Si observamos que se masturban ocasionalmente la recomendación siempre es:

  • Poner límites pero no castigos.
  • Distraer o redireccionar la conducta.
  • Enfatizar en la privacidad e intimidad y en que nadie más puede tocar sus genitales.

Ya cuando la masturbación pasa de ser algo normal y saludable de autoexploración, a algo compulsivo por la expresión de conflictos emocionales, es importante acudir con los expertos.

con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *