¿Cómo hablar de sexualidad con los niños?

Por la sociedad en la que vivimos, ideas con las que hemos crecido y con la pobre educación sexual que muchas veces existe, muchas veces hablar de sexualidad y más con los niños, puede ser un tema complicado. Sin embargo es súper importante hablarlo.

La sexualidad es algo natural y es parte de lo que nos hace seres humanos. Hablar de ello de forma natural con los niños es el primer paso de la prevención de cualquier tipo de abuso, además de que ayuda a que tengan un desarrollo y una relación sana con la sexualidad. Si eres de las personas a las que les da pena o miedo hablar del tema, es importante que te cuestiones el porqué y que lo trabajes. Cambiar ideas limitantes que tenemos, cambiar la manera en la que fuimos educados, será necesario y vital para poder darles las herramientas que necesitan.

Un paso importante es el de que conozcan su cuerpo, las partes que lo conforman y los nombres. Así como hablamos de forma natural de los ojos o de la nariz, será fundamental hacerlo también de los genitales. Usando siempre el vocabulario correcto: vulva, vagina, pene, testículos, nalgas. Evitemos ponerles apodos como «colita, florecita, pajarito», ya que eso solo genera confusión y duda.

Una vez conociendo su cuerpo, el mensaje que debemos fomentar es el de la importancia de cuidarlo. Así como favorecemos hábitos de higiene como que se laven las manos y dientes, es muy importante ayudarlos y acompañarlos en el proceso de que se bañen adecuadamente. Justo en esos momentos es donde podemos aprovechar para enseñarles a cuidar y proteger su intimidad y privacidad. Es vital que ellos aprendan y entiendan que nadie puede tocarlos o verlos. Por eso también cuando ellos crezcan y sean más autónomos será importante reforzar el hecho de que ellos se limpien y se bañen solos, para ser congruentes con el mensaje de que nadie los puede ver o tocar, ni si quiera sus papás.

Trabajar con las sensaciones es algo que también debemos favorecer, que aprendan a identificar qué les gusta, qué no les gusta, con qué se sienten cómodos y con qué sienten incomodidad. Que lo puedan identificar, verbalizar y marcar límites al respecto. Es necesario respetar dichos límites, acompañarlos y respetarlos, no obligarlos a cosas que los puedan incomodar como saludar de beso o abrazar. Y también abordar con ellos el tema de los secretos, que hay secretos buenos y hay secretos malos, brindándoles la confianza para que puedan acudir con nosotros siempre a contarnos lo que les suceda,sabiendo que estar

La manera en la que hablemos y actuemos en relación a la sexualidad, sin duda impactará en nuestros hijos o alumnos. Busquemos que sea un tema que podamos hablar con naturalidad y calma, evitando proyectar nuestros temores o ideas limitantes. Ayudemos a que desarrollen una sexualidad sana y positiva, con las herramientas y la información necesaria para conocerse, cuidarse y prevenir cualquier abuso.

«Los niños que logran detener un abuso, son aquellos que cuentan con la información». 

con cariño. Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *