¿Mamá o profesional? ¿Están peleadas?

La maternidad es un desafío enorme. Implica salirse de una misma para dar vida a otro ser humano. Es un reto en todo sentido. Pero quiénes tienen la dicha de ser madres, afirman que es lo mejor que puede pasar en la vida y que vale la pena todo el esfuerzo.

Pero como ya hemos hablado antes, la maternidad no es el único «logro» que se tiene al ser mujer, ni tiene porqué ser la única aspiración. En años recientes, son cada vez más las mujeres las que deciden ser madres, pero sin descuidar su parte profesional. Y ninguna elección debe ser jamás juzgada, cada quién es libre de hacer lo que quiera y lo que le de paz con su vida.

Sabemos que antes, las mujeres tenían que decidir de manera radical lo que querían en la vida; pues nos hicieron creer que no se podía todo. Las que elegían ser madres, tenían que dedicarse al cien en eso y renunciar a su parte profesional y viceversa, aquellas que decidían enfocarse en lo profesional, renunciaban a ser madres.

Claro que es díficil combinar dos partes retadoras de la vida, la de ser madre y la de ser profesional, pues ambas exigen y requieren de tiempo, esfuerzo y trabajo. Pero creo que la prueba de que se puede lograr un equilibrio entre ambas y que no tienen porque estar peleadas, es la cantidad de mujeres que en la actualidad logran desempeñarse increíblemente en las dos.

Por supuesto que como todo en la vida, habrá sacrificios, habrá decisiones difíciles, habrá que aprender a balancear tiempos. Pero se tiene que cambiar el discurso; los tiempos han cambiado y ya no es una cosa por encima de la otra. Claro que se pueden las dos y más que criticar o juzgar a quienes deciden apostar por los dos caminos, debemos de apoyar y respetar.

Y las mujeres que eligen tanto lo profesional como la maternidad, también deben de aprender a no juzgarse, a dejar la culpa fuera de la ecuación, a ser más compasivas consigo mismas y a tratar de disfrutar y balancear sus dos facetas. Dividir tu maternidad con un trabajo que te desarrolle como profesional no te hace menos mamá, ni mala mamá.

Además, hay estudios que demuestran que los hijos de madres que trabajan, aprenden muchas cosas, sobre todo por el ejemplo que dan de mujer trabajadora y responsable:

 

    • Aprenden el esfuerzo por imitación.

    • Tienen más tolerancia a la frustración.

    • Socializan mejor.

  • Son más autónomos.

Así que ¡Feliz día de las madres! Y felicidades a esas mamás que además de dar vida, también apuestan por seguir construyendo y creciendo en la propia.

con cariño,

Johis

1 comentario en “¿Mamá o profesional? ¿Están peleadas?”

  1. Victoria Marquez Mees

    Felicidades Johis. Buen articulo.
    Lo unico que diría es que “no se puede todo al cien”. Las mamás que decidimos (o tuvimos) que combinar roles, tenemos que gestionarlos de forma diferente de como hariamos si solo tuviesemos un rol que ejecutar.
    Debemos desechar la ambición de ser “super poderosas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *