Los niños y el mundial

Estamos en plena fiebre mundialista, con el Mundial de Fútbol en Qatar y esto abre enormes posibilidades y beneficios si sabemos cómo aterrizarlo en los niños. Siendo México un país muy futbolero, es positivo contagiarles la pasión por el deporte.

A nivel cognitivo es muy benéfico el hecho de que los niños vayan conociendo los nombres de los países participantes, que reconozcan sus colores y sus banderas. Ya si también comienzan a identificar a ciertos jugadores, aprovecharlo.

Una manera de favorecer esto es a través del álbum del mundial. Juntar las estampas, pegarlas, ir haciendo lista de las que les hacen falta, identificar los números tanto en la estampa como en la playera del jugador; ayuda a desarrollar un sinfín de habilidades. El intercambiarlas para conseguir las que les hacen falta, ayuda mucho con habilidades sociales.

El interés por los deportes es muy favorable, ya que permite que los niños aprendan la importancia del ejercicio y los buenos hábitos para su bienestar y su buena salud. Deportes como el fútbol favorecen valores como el trabajo en equipo, la empatía y la colaboración. También se trabaja la tolerancia a la frustración ya que a veces se gana y a veces se pierde y las cosas no siempre salen como quisiéramos.

Ver los partidos en familia, ponerse la playera del equipo, compartir momentos de apoyo juntos, fomenta el vínculo familiar y consolida lazos. La lealtad y el apoyo a los equipos, sobre todo al del propio país, genera también un amor y respeto hacia la patria.

Podemos encaminarlos a practicar fútbol el cual trae muchos beneficios, entre los que se encuentran:

  • Mejora coordinación motora.
  • Fortalece músculos y huesos
  • Mejora salud cardio-respiratoria
  • Promueve trabajo en equipo.
  • Favorece desarrollo de habilidades comunicativas.
  • Adquieren valores: potencia el espíritu de superación y sacrificio, genera autoestima en el niño, le aporta disciplina, capacidad de trabajar en grupo y de esforzarse. 
  • Desarrollo de capacidades emocionales y de aprendizaje: los niños potencian su capacidad lógica para pensar en la jugada más adecuada, ayuda a los niños a socializar, a aprender a perder y a tolerar la frustración.
  • Mejora la visión periférica: los niños han de poner atención en no sólo en lo que tienen delante sino en lo que ocurre a su alrededor.

Así que ya saben, este Mundial, aprovechemos para fomentar el deporte en los niños, para favorecer los valores que este conlleva y para pasar tiempo en familia viendo los partidos. Además también podemos platicar con ellos acerca de la diversidad que existe en el mundo y la importancia de respetarla y de ser empáticos con todos.

Ojalá gane su equipo favorito

con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *