Las olimpiadas y los niños

Después de que los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, tuvieran que ser pospuestos un año debido a la pandemia, por fin pudieron suceder y sin duda han sido todo un acontecimiento. Para empezar, es nuevo y «raro» ver a todos los competidores y atletas usando cubrebocas, ver que los estadios y competencias están casi vacíos, con poca gente observando y apoyando de forma presencial. Y también han sido un parteaguas para poder abordar temas de diversidad, de solidaridad, trabajo en equipo, pero sobre todo de salud mental.

Este tipo de eventos deportivos, sin duda son una gran oportunidad que tenemos para trabajar con los niños un sinfín de temas. Que puedan observar la importancia de la salud física y lo vital del ejercicio. Pero sobre todo que puedan aprender sobre diversos valores que son fundamentales para su desarrollo integral.

La pasión con la que los atletas se desempeñan en su área. El orgullo de representar a su país de forma mundial. La disciplina y constancia con la que deben trabajar para obtener los resultados deseados. La perseverancia y tenacidad de entrenar y entrenar, y de volverlo a intentar a pesar de todo. El respeto por las reglas y lineamientos a seguir, así como hacia las demás culturas e ideologías. La colaboración que es fundamental para lograr las metas, al trabajar en equipo con todos los involucrados.

Los juegos olímpicos son una gran oportunidad para inspirarnos, pues los atletas sin duda tienen mucho que enseñarnos; siempre buscando dar lo mejor de ellos, de ser su mejor versión y de romper incluso sus propios límites al darlo todo.

Algunos ejemplos importantes que hemos podido observar en estas olimpiadas en particular son:

  • La atleta Hassan de Holanda, en la final de 1500 m, sufrió una caída en plena carrera, al tropezar con una competidora que estaba en el piso tras una caída. Hassan rápidamente se puso de pie y siguió corriendo. Sorprendentemente a pesar de haber perdido tiempo importante tras la caída, ella logró alcanzar a las demás corredoras, pasarlas y ganar medalla de oro. Gran lección sobre no darnos por vencidos y perseverar siempre a pesar de los obstáculos.
  • En las competencias de clavados sincronizados, la pareja del Comité Olímpico Ruso tuvo un clavado de 0. Lo mismo ocurrió con la clavadista mexicana Arantxa Chávez quien no logró realizar su clavado al llegar al final del trampolín obteniendo calificación de 0. A pesar de esto, mostraron una actitud positiva continuando con sus demás clavados.

  • Un gran highlight de las olimpiadas sin duda fue la decisión de la gran campeona olímpica en gimnasia, la estadounidense Simone Biles, quién después de participar en dos pruebas, decidió retirarse y ya no continuar. Esto desató muchas críticas, especulaciones, pero también mucho apoyo, sobre todo cuando dio sus declaraciones afirmando: «Tenemos que proteger nuestra mente y nuestro cuerpo y no limitarnos a hacer lo que el mundo quiere que hagamos». Teniendo todas las miradas y todas las expectativas puestas en ella, sin duda es normal que haya sentido tanta presión, pero es un ejemplo de suma importancia de que hay que aprender a escucharnos y aprender a priorizar la salud mental.

  • Un ejemplo de verdadero espíritu deportista lo podemos encontrar en los atletas de salto de altura. Tamberi de Italia y Barshim de Qatar empataron en primer lugar al saltar 2.37 m. Al preguntarles si querían desempatar, Barshim preguntó si podía haber dos oros y al afirmarle que sí, no dudaron ni un segundo en compartir juntos ese primer lugar. Este hecho es histórico pues no ocurría desde 1912. Además es de reconocerle al italiano el gran esfuerzo y tenacidad, pues después de muchas lesiones y de haber sido eliminado en Río 2016, regresó más fuerte que nunca y ganó, demostrando que vale la pena el sacrificio, la lucha y el esfuerzo.

  • La neozelandesa Laurel Hubbel se convirtió en la primera atleta abiertamente transgénero en competir en unos Juegos Olímpicos en una categoría de género diferente a aquella en la que nació, haciendo historia. Ella participó en halterofilia.
  • El cubano Mijaín López agrandó aún más su leyenda en lucha grecorromana al conseguir su cuarta medalla de oro olímpica, convirtiéndose en el luchador con más oros olímpicos de la historia.
  • Es la primera vez que el skateboarding participa como deporte olímpico y con ello se logró que deportistas de muy corta edad lograrán su primer medalla olímpica. Momiji Nishiya, la japonesa de 13 años hizo historia, enseñándonos que se puede luchar por nuestros sueños a cualquier edad.
  • Gracias a la pesista Hidillyn Diaz, Filipinas obtuvo su primera medalla de oro olímpica, un hecho histórico para la nación. Son los cuartos juegos en los que ella participa y por fin logró una medalla, mostrando la gran resiliencia, tenacidad y disciplina que tiene.

  • La tenista japonesa Naomi Osaka, quien también ha sido un gran ejemplo en temas de salud mental, era una de las favoritas para ganar, sin embargo perdió al enfrentarse a la checa Marketa Vondrousova. Era mucha la presión sobre ella, al ser representante del país sede, incluso habiendo prendido la llama olímpica. Menciona «Definitivamente siento que hubo mucha presión en esto».
  • El caso de la gimnasta Alexa Moreno es de mucho orgullo para los mexicanos, pues contra todo pronóstico, ha tenido una participación espectacular en estos juegos, obteniendo un cuarto lugar en la prueba de salto de caballo, primera vez que México tiene un lugar así en gimnasia. Muchos la criticaron las olimpiadas pasadas, por su tipo de cuerpo y su peso, pero eso no impidió que ella siguiera luchando y dejando su nombre y el de México muy en alto. Además ella fue la que compró todo el equipo necesario para prepararse para poder competir, demostrándonos que cuando se quiere algo, y se lucha por ello, sin duda se obtienen grandes recompensas.
  • Hay un equipo de Refugiados, conformado por 29 atletas originarios de 11 países, quienes viven y entrenan en 13 países anfitriones, y hace su segunda aparición en estos Juegos Olímpicos. El grupo estará compitiendo dentro de 12 categorías deportivas como atletismo, bádminton, boxeo, natación, entre otras.

Seguramente hay muchos más casos como estos, razón por la que es una gran recomendación ver las Olimpiadas con los niños, para que observen y vivan desde pequeños todo lo que implica representar a tu país, con esfuerzo, lucha, disciplina y tenacidad.

Los Juegos Olímpicos, son ante todo, una forma de celebrar el espíritu humano y la posibilidad de alcanzar los sueños. Pero también son una lección profunda de tenacidad, resiliencia y aceptación del fracaso.

Disfruten estas olimpiadas, con cariño

Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *