La importancia de la diversidad

Qué aburrido sería el mundo si todos fuéramos iguales, actuáramos y pensáramos igual. La diversidad es lo que nos enriquece en todo sentido y por ende es importante enaltecerla y educar a los niños al respecto. Todos los seres humanos somos iguales, en el sentido de «ser humanos», sin embargo cada uno tenemos características que nos hacen únicos. También cada familia, cada país, cada cultura, nos va formando y moldeando de distintas maneras.

De acuerdo a esta diversidad, es importante que los niños reciban una educación que favorezca su cultura general y les permita, en condiciones de igualdad, la oportunidad de desarrollar sus aptitudes, su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil y participativo de la sociedad. Asimismo, es importante que aprendan a ser respetuosos frente a las diferencias, a lo diverso, a las distintas culturas y razas.

La discriminación puede ocurrir en cualquier ámbito. Por ello, es sumamente importante que los niños aprendan a no discriminar ni ver el racismo y la discriminación como algo normal. Debemos ayudarlos a comprender que la diversidad existe y como tal se debe respetar, independientemente de su color de piel, de sus rasgos, de cómo es su pelo, de su nacionalidad, de su idioma, de si tiene alguna enfermedad o discapacidad, distinta cultura o tradiciones.

Para lograr ir haciendo consciencia respecto a dicha diversidad, en especial respecto a trastornos, síndromes o enfermedades, se han nombrado días específicos del año para visibilizar, concientizar y trabajar por una mayor inclusión. En estos meses hemos tenido dos días relacionados a esto: el 21 de marzo que es el día mundial del síndrome de down y el 2 de abril que es el día de la concientización del autismo.

Aprovechemos este tipo de días y oportunidades para hablar al respecto, para que los niños aprendan acerca de las diferencias, para hablar de respeto, empatía e inclusión, para educarnos como adultos y como padres y así tener mayores herramientas para ser ejemplo de inclusión y amor para nuestros hijos.

Los niños son seres libres de cualquier prejuicio, ellos no discriminan ni separan, ellos buscan incluir y hacer amigos con todos. Es increíble lo que se puede observar y aprender de ellos en un salón de clases en donde realmente exista la inclusión y haya alumnos con necesidades educativas especiales. Favorezcamos esto en los niños, que convivan con todo tipo de personas, que no hagan diferencias, que incluyan, que respeten, que amen y no seamos nosotros los que les enseñemos a tener prejuicios.

Está en ti, en mí y en todos que este mundo sea cada vez más inclusivo. Abracemos la diversidad y aprendamos de ella.

Con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *