Entendiendo el aprendizaje

Sabemos que todos tenemos la capacidad para aprender, pero muchas veces no sabemos cómo se lleva a cabo este proceso. Para poderlo entender mejor, imaginemos una pirámide, la pirámide del aprendizaje. En ella es vital tomar en cuenta los cimientos, que es todo aquello que nos va a permitir aprender, ¿cómo? A través de nuestro sistema nervioso central y de todos nuestros sentidos, por los cuáles vamos a ir absorbiendo la información que el medio nos brinda. En el siguiente nivel de la pirámide tenemos el desarrollo perceptivo-motor, que es el que va a controlar todo lo relacionado con el esquema corporal, con la postura, con la coordinación y planeación motora. En el tercer nivel encontramos también el desarrollo perceptivo-motor, pero mucho más específico, relacionado con funciones de atención y concentración, de coordinación más fina como la visomotora y habilidades de audición y lenguaje. Todos estas bases, son las que van a permitir llegar al cuarto nivel, donde tenemos al intelecto y a la cognición y en donde en la punta de la pirámide tenemos todo aquello relacionado al aprendizaje académico, el cuál sin duda no se va a lograr o al menos no de manera significativa y verdadera, si no existen de manera adecuada los cimientos adecuados de todos los niveles inferiores.

Una vez entendido cómo funciona el proceso de aprender, debemos tener en cuenta que nadie aprendemos de la misma forma, que todos tenemos necesidades distintas y estilos diferentes para poder lograrlo. Hay quienes necesitan ver la información de manera visual para poderla comprender y aprender, hay quienes necesitan llevar a cabo el proceso o estar en movimiento, para poder absorber la información y hay quienes tan solo con oírlo son capaces de aprenderlo. Estos son solo algunos ejemplos de los diferentes estilos que pueden existir dentro del proceso de aprendizaje.

Los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, fisiológicos y afectivos que son los indicadores de cómo las personas reciben, interaccionan y responden a los diferentes ambientes de aprendizaje.

  • Visual: Prefieren leer, captan grandes cantidades de información solo mirando. Piensan en imágenes y visualizan en detalle. Funciona utilizar diagramas, esquemas, imágenes, películas, mapas, folletos, revistas, dibujos, fotografías, obras de arte, diapositivas, colores.
  • Auditivo: Prefieren escuchar. Si tienen que leer prefieren hacerlo en voz alta. Entienden mejor lo que escuchan y así aprenden. Funciona usar canciones, audios, grabaciones, sonidos, poemas, rimas, películas, charlas, conferencias, audiolibros.
  • Kinestésico: Captan la información a través de sensaciones y movimientos. Aprenden mejor haciendo las cosas. Es útil trabajar con materiales sensoriales como barro, plastilina, piezas de construcción, instrucciones, recetas, excursiones.
  • Verbal: les gusta usar las palabras. Aprende mejor con resúmenes, discursos, lecturas y apuntes.
  • Social: Le gusta el trabajo colaborativo. Aprende trabajando y estudiando en grupo.
  • Lógico- matemático: Le gusta usar el raciocinio. Aprenden mejor a través del razonamiento inductivo y deductivo.
  • Individual: Son autodidactas. Aprenden mejor trabajando solos.

Es importante conocer cómo aprenden nuestr@s alumn@s o hij@s para poder brindarles las oportunidades y estrategias adecuadas para que aprendan usando su máximo potencial y de acuerdo a sus necesidades y capacidades. Es importante favorecer todos los estilos, pero sí concentrarnos en aquel que es predominante en cada niñ@.

Otra parte del aprendizaje, es cuando existen dificultades para poder aprender. Cuando de acuerdo a lo esperado para su edad y grado escolar, no está logrando el rendimiento esperado. Hay dos opciones aquí: que se trate de un problema de aprendizaje o de un problema para aprender. ¿Cómo poder diferenciarlos?

Se habla de un problema de aprendizaje cuando es algo intrínseco, es decir, algo que tiene que ver con la pirámide del aprendizaje, en específico la base, es decir, el sistema nervioso central. Los procesos psicológicos básicos como la atención, la memoria y la percepción están afectados. Y existe una fluctuación en el rendimiento académico en un área específica: matemáticas, lectura o escritura.

  • Dificultad en matemáticas: hay falta del sentido del número, memorización de operaciones aritméticas, cálculo correcto y fluido y razonamiento matemático correcto.
  • Dificultad en lectura: existe falta de precisión en la lectura de palabras, velocidad o fluidez en la lectura y comprensión.
  • Dificultad en expresión escrita: hay falta de corrección ortográfica, gramatical y de puntuación, claridad y organización.

Se habla de un problema para aprender, cuando es algo extrínseco, es decir, algo externo, que tiene que ver con factores ambientales, psicológicos, o pedagógicos, por ejemplo, cuando está pasando por un cambio fuerte como una mudanza o el divorcio de sus padres, cuando vive el duelo por la pérdida de un ser querido, cuando no hay un buen vínculo con la maestra, cuando el sistema escolar no es el adecuado. Es un problema que puede presentarse secundario a alguna otra condición. Y se presenta con un bajo rendimiento en todas las áreas.

Es importante que al detectar que el rendimiento no es el correspondiente a su edad, grado escolar o al de sus pares, se haga un diagnóstico para saber cómo poder intervenir mejor. Recordemos que la terapia emocional o la terapia de aprendizaje son herramientas importantes con las que podemos contar para ayudar a nuestr@s niñ@s a alcanzar su máximo potencial, a convertir en fortalezas sus áreas de oportunidad, a darles seguridad y evitarles frustraciones innecesarias. También recordemos que la terapia no debe verse solo como algo a lo que recurrir cuando existe un problema, es un gran recurso para la prevención, para el reforzamiento.

En Re-conectar contamos con Terapias de aprendizaje, terapias emocionales y terapias basadas en los pre-requisitos para apoyar a los niñ@s y sus familias.

con cariño.

Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *