¿Cómo hablar con los niños de la guerra?

Con la terrible situación actual de guerra que está viviendo el mundo, concretamente entre Rusia y Ucrania, pero también en varios estados de México y en diversos países del mundo, es fácil que los niños oigan muchas cosas por las noticias, y/o través de comentarios de la gente. El problema es cuando todo esto les agobia o les asusta porque no lo entienden.

Por ello, es importante que podamos explicarles a los niños lo que necesitan saber sobre este tema para que la sobreinformación no les dañe. Pero, ¿cómo hacerlo?

Hablar de un tema como la guerra, sobre todo con los niños, requiere de empatía, sensibilidad y tacto, y sobre todo, no evadir el tema, ya que los niños necesitan respuesta, pero no información excesiva. Por otro lado, debemos adaptarnos a su edad, cada niño es un mundo y necesitará una forma concreta de interacción.

Explora qué sabe

Es importante que exploremos qué saben respecto al tema de la guerra. Podemos indagar preguntándole qué ha escuchado y qué ha visto, si sabe qué es una guerra. También es importante preguntar qué quiere saber y hasta qué punto, ya que no todos los niños quieren recibir la misma información.

Y sobre todo, averiguar si hay algo de este tema que le preocupe y hablar de ello abiertamente, aterrizando la información.  Recordemos adaptar nuestro lenguaje a su edad y a su nivel de comprensión. No hace falta que les demos explicaciones excesivamente extensas y detalladas, tan solo lo que necesitan para quedarse tranquilos. La sobre-información les puede causar confusión y puede llegar a saturarlos.

Ofrecer tranquilidad

Es importante que reciban la información con tranquilidad, y más si es un tema «delicado» o que puede generarles dudas y confusión; por ello, hay que proporciónasela de forma calmada, buscando que sea en un lugar tranquilo y seguro.

Estar expuestos a imágenes tan violentas como las que existen sobre la guerra, no es nada bueno para los niños, incluso los puede perturbar mucho, impidiendo que entiendan lo que sucede, y llevándolos a que solo se agobien. Por ello, y sobre todo en edades muy tempranas, intenta mantenerlos  lejos de estas imágenes e información violenta y perturbadora.

Si necesitas recurrir a imágenes o dibujos para explicarles el tema de la guerra, puedes hacerlo, pero siempre escogiendo bien la imagen o el dibujo y respetando su sensibilidad.

Ofrece una explicación sencilla de la guerra

Aunque las guerras son temas complejos y condicionados por mil factores, no hace falta que los niños conozcan todos los detalles de las mismas.

Un ejemplo de cómo podemos explicar las guerras de forma simple es: «las guerras se producen cuando dos o más países no están de acuerdo con algunas cosas, o cuando no se entienden y entonces tienen conflictos”. «Pero las guerras pueden terminar, porque hay personas buenas que están intentando hacer que se acaben y que los países vuelvan a estar de acuerdo y sean amigos otra vez».

Podemos aterrizar el tema hacia algo cotidiano, como puede ser las relaciones que ellos tienen en el colegio con sus compañeros, y cómo en ocasiones pueden llegar a tener desacuerdos o pelearse. El mensaje y discurso se puede adaptar a la edad y al nivel de comprensión, también, a lo que necesita saber y lo que no.

Abrir una puerta a la esperanza

De igual forma que explicamos qué es la guerra, también podemos abrir una puerta a valores importantes como la esperanza, la empatía y la solidaridad. Se trata de conectar con ese altruismo, y con la posibilidad de cambio.

Más allá de la información que les proporcionemos sobre la guerra, es importante que se sientan cuidados y protegidos. Es fundamental expresarles que siempre que lo necesiten estaremos para ellos y tratemos de validar sus emociones y sentimientos al respecto.

Explicarles que es natural que sientan miedo, (o lo que estén sintiendo) pero que están cuidados por papá y mamá, o los cuidadores principales, quienes siempre buscarán que no les pase nada malo.

También podemos añadir que hay personas que se están ocupando de que las cosas se resuelvan, y que en este momento ellos están seguros en casa con la familia o en la escuela con sus maestros y compañeros.

Resuelve sus dudas

Una vez que les hayas dado la explicación, es importante guardar un momento final para resolver sus dudas.

Es muy importante explicarles lo que esta pasando porque pueden rellenar con fantasías lo que ellos no entienden, lo que no saben o lo que no se les explicó. Muchas veces esas fantasías pueden ser peor que la realidad. Por eso, es indispensable aterrizar la información, resolver sus dudas y estar seguros de que comprendieron. Evitemos recurrir a mentiras o falso consuelo, diciendo que no pasa nada o que nadie va a morir o sufrir, pero evitemos asustarlos con eso, siempre brindándoles la seguridad de que ellos están a salvo.

Ofrezcamos actividades que les ayuden a explorar sus sentimientos, hacer dibujos, platicar al respecto, jugar con amigos, hacer manualidades, etc. Esto permitirá comprender las preocupaciones o miedos particulares.

No olvidemos, que la reacción de los niños hacia la guerra está fuertemente influenciada por nuestra propia reacción, la cual es decisiva para ayudarlos a decidir si el mundo es un lugar seguro o no. Tratemos de mostrarnos tranquilos y en calma, y busquemos ser una fuente de seguridad para ellos.

Con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *