¿Padres presentes?

Tener hij@s sin duda implica una gran responsabilidad, la cual tristemente no tod@s asumen. La paternidad/maternidad va mucho más allá de poner la semilla o de dar el sustento económico. La crianza afectiva y responsable viene cuando ambos padres están implicados, presentes, disponibles física y emocionalmente y son ejemplo para l@s hij@s.

Sabemos que por mucho tiempo, las mujeres han sido las que en su mayoría han tenido el rol más activo en la crianza, ya que el rol del hombre era el del ser el proveedor exclusivo. Con los años esto ha ido cambiando y afortunadamente cada vez es más frecuente que ambos padres puedan desarrollarse profesionalmente y proveer recursos económicos para la familia, además de compartir los roles de crianza de l@s hij@s.

De pronto nos sorprende y hasta lo llegamos a aplaudir como si fuera algo único y hasta heroico, cuando vemos a papás en un rol activo con sus hij@s, llevándolos al colegio, estando presentes en las juntas de la escuela, cambiando pañales o jugando en el parque. Esto no tendría que sorprendernos; esto tendría que ser algo común, algo que sí o sí suceda. Si se ha decidido traer a un bebé al mundo, el compromiso y la responsabilidad es y será siempre de las dos partes, no solo de una; y esto en todo sentido y en todos los aspectos.

El rol activo del padre trae enormes beneficios, no solo para l@s niñ@s sino para toda la familia. Cuando los padres están involucrados, la calidad de vida de las mamás mejora y disminuye la tensión respecto a la crianza y el cuidado del hogar.  Una mayor implicación de los padres en el cuidado de sus hij@s tiene un efecto importante sobre ell@s, estimulando un crecimiento saludable y el desarrollo de la empatía y otras aptitudes sociales. Favorece un mejor rendimiento académico, disminuyendo la tasa de abandono de los estudios. También se observan menos problemas emocionales y una menor preocupación por el futuro.

Un padre, en teoría, tiene el deber de brindar a sus hij@s los elementos necesarios para desarrollarse y satisfacer sus necesidades básicas como comida, casa, ropa y educación. Sin embargo, lo esencial para formar a una persona equilibrada, feliz y con mayor seguridad de enfrentarse al mundo es el amor y el cariño que reciben de tu parte. Mostrar afecto va más allá de lo material, significa pasar tiempo de calidad con ell@s, protegerlos y hacerlos sentir seguros.

Es importante para lograr una paternidad eficaz es asumirla, resolver los problemas personales y trabajar en ellos, establecer límites y tener disciplina a través del amor. De verdad no es suficiente ser un padre que da sustento económico y esté presente físicamente en la casa, sino hay un involucramiento real y en todos los niveles, especialmente en el emocional con ell@s.

Se acerca el día del padre y con esta celebración, ojalá venga una reflexión acerca del papel que juegan en la vida de sus hij@s, cuestionándose si son padres presentes, padres que dan seguridad y protección, padres que disciplinan con amor, padres que conectan, padres que pasan tiempo de calidad… padres presentes.

Necesitamos más padres presentes.

con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *