Niños y superhéroes

Los superhéroes tienen un «no sé qué» que a todos, grandes y chicos, nos llama la atención. Por eso no es para nada raro, que los superhéroes tengan un gran boom y los pequeños tengan gran interés en ellos. Desde los 3 años escuchas a los niños hablar de todos los superhéroes: Spiderman, Iron Man y Batman, por ejemplo; jugar y luchar como ellos y por supuesto disfrazarse y tener sus fiestas de cumpleaños con este tipo de temáticas. No está mal, pero hay que tener cuidado con este tipo de temas.

Los superhéroes son valientes, poderosos y aparentemente capaces de superar cualquier obstáculo con gran destreza física mientras hacen grandes acciones al mismo tiempo. Todo eso suena muy bien, y es en esas cualidades positivas en las que hay que centrar nuestra atención y la de los niños. Evitemos fomentar la parte violenta o agresiva que se puede asociar a estos personajes, sobre todo cuando luchan contra el «mal».

Las películas de Marvel o de DC como The Avengers, Batman o Spiderman no son películas infantiles. Su clasificación es PG13, lo que indica que son para mayores de 13 años y con supervisión parental. Así que por ningún motivo es correcto llevar a nuestros hijos pequeños a ver este tipo de películas al cine o verlas en casa. El contenido de violencia y el tipo de lenguaje que se maneja no son aptos para niños. Debemos entender que ellos no tienen la capacidad mental ni emocional para discernir entre lo bueno y lo malo. Este contenido solo hará que ellos aprendan a ver la violencia como algo normal y como la forma natural de responder frente a cualquier cosa que se presente o de relacionarse con otros. Evitemos que vean cualquier tipo de contenido que no vayan a ser capaces de comprender y que fomente la normalización de la violencia o la agresión.

Sí pueden tener juguetes de superhéroes, si pueden disfrazarse de ellos y jugar, pero siempre aterrizando la información que gira entorno a esto, para evitar que lleguen a participar en conductas poco realistas o peligrosas. No permitamos que lleven la fantasía muy lejos, pensando que son poderosos o inmortales y que si hacen algo de riesgo no les va a pasar nada. Aterricemos con ellos la fantasía para que no se crean realmente Superman e intenten volar.

Jugar empleando roles heroicos de fantasía fomenta en los niños la sensación de valentía, además de la habilidad de liderazgo, asociando cualidades y factores como: la extraversión, la amabilidad, la consciencia, la preocupación y empatía hacia otros, la apertura, la imaginación y la creatividad. También facilita ñas habilidades sociales al mismo tiempo que permite un juego activo que les permitirá liberar la tensión y la frustración, al poder ir viendo cómo logran conseguir sus objetivos. Los superhéroes pueden ser una gran motivación para despertar el interés en temas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y por ejemplo a través de cuentos o cómics también podemos favorecer la lectoescritura.

Mientras que los superhéroes pueden proporcionar importantes modelos a seguir, también pueden presentar un peligro para los niños, sino aterrizamos bien la fantasía. Acompañémoslos y aprovechemos los beneficios que pueden llegar a tener los superhéroes en su vida.

Con cariño, Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *