Empezar el año sin presiones

Primero que nada ¡Feliz año! y mis mejores deseos para este 2023 que comienza. Y como cada año, generalmente tendemos a iniciar los nuevos ciclos con una presión tremenda. Culturalmente hemos escuchado y por ende aprendido que el año nuevo significa la oportunidad de un «nuevo yo», de empezar desde cero; cosa que causa una gran presión por querer reinventarnos y empezar haciendo todo perfecto.

Esto nos afecta directo al autoestima, ya que intentar que de un día a otro, o incluso de un mes a otro las cosas cambien por completo es una misión complicadísima, por no decir imposible. Tenemos que tener muy claro que todo proceso toma tiempo y la mayoría toman mucho tiempo, incluso más del que nos gustaría. Pero esto se sale de nuestro control, ya que no somos omnipotentes como para controlar el tiempo, las situaciones, las emociones y los procesos. Podemos identificar lo que queremos cambiar o mejorar, podemos plantearnos metas, objetivos, propósitos y deseos, pero para poderlos cumplir es necesario trabajar en ello, esforzarnos y transitar el proceso de alcanzarlos.

El mensaje que solemos recibir es que debemos reinventarnos cada año, que debemos empezar el año siendo una nueva versión de nosotros mismos, una versión mejorada. Pero el estrés, la ansiedad y la presión que esto genera es enorme. Sobre todo porque suele venir cargada de que si no lo hacemos o lo logramos, es un fracaso. Y cargar con ese tipo de fracaso, está cañón.

Por eso tenemos que quitar de nuestra vida estos mensajes, cambiar estas creencias limitantes con las que hemos crecido y vivido por tanto tiempo. No queremos cambiar de la noche a la mañana. Lo que debemos buscar y a lo que debemos aspirar es siempre a mejorar. Pero esto lo vamos a lograr poco a poco, con pequeños pasos, con cambios que puedan ser sostenibles y que a la larga nos conviertan en mejores personas.

Así que a disfrutar el nuevo año, pero entendiendo que del 31 de diciembre al 1 de enero, simplemente es un día más, que implica seguir trabajando en nuestros hábitos y en ir creciendo y mejorando, pero que para nada significa tener que cambiar absolutamente todo y menos si al mes vamos a dejar esos cambios atrás. Debemos buscar cosas que podamos mantener con el tiempo, cosas que sean realmente sostenibles. Busquemos ser mejores pero a medida de nuestras posibilidades, no bajo los estándares que la sociedad nos quiera imponer. Hagamos las cosas por y para nosotros mismos, no por ni para nadie más.

Suerte en el camino, con cariño,

Johis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *