Antes de escribir…

La escritura es uno de los procesos cognitivos más complicados y que más esfuerzo requiere, que llegamos a aprender en la vida. Implica consolidar muchos prerrequisitos y habilidades necesarias para llevar a cabo un acto que no solo es motor sino también es comunicativo.

Antes de lanzar a l@s niñ@s a realizar dicho acto tan complejo, es importante que los vayamos preparando, y que nos aseguremos que tengan la madurez y la consolidación de los prerrequisitos necesarios para así evitarles frustraciones innecesarias.

Hay muchas actividades y maneras de ir apoyando y guiándolos en este proceso. Antes de ponerlos a escribir, ellos necesitan:

  • Amasar: usar plastilina, masa o playdoh para que moldeen, aplasten, hagan bolitas, hagan gusanitos..
  • Exprimir: que usen esponjas para absorber agua y luego exprimirla; que ayuden a exprimir limones con el exprimidor, que ayuden a exprimir trapos mojados…
  • Usar goteros: absorber agua o líquidos con goteros para después apretar y liberarla; pueden hacerlo para traspasarlo, para hacer una pintura, para combinar colores, para llenar recipientes….
  • Pelar: usar un pelador para pelar frutas o verduras…
  • Lavar mesas o ventanas: mover los brazos y las manos para limpiar con esponjas o con trapos.
  • Enroscar: que abran y cierren botellas…
  • Rasgar: que rasguen hojas, papeles, periódicos…
  • Pegar/despegar: ya sean estampas o stickers, diurex o cinta adhesiva del piso o de cualquier superficie…
  • Ensartar: ya sea hacer una pulsera ensartando cuentas en un hilo, ensartando pasta en limpiapipas, ensartando cereal en un estambre…
  • Usar pinzas: pueden ser pinzas de cocina, de ropa o de cejas; usarlas para pasar objetos de un recipiente a otro, para tomar objetos pequeños, para colgar ropa.
  • Trazos en plano vertical: ya sea en un pizarrón, una pared, una cartulina pegada, usar pinceles para que hagan trazos de lineas horizontales para trabajar también la direccionalidad; después ya pueden usar crayolas o plumones.
  • Trazos sensoriales: usar material sensorial como espuma, harina, arena, sal, etc. para que realicen trazos de líneas primero y después pueden comenzar a copiar letras familiares como las de su nombre.

Ahora, también hay que considerar que hay ciertas habilidades de otras áreas que debe de tener consolidadas y aplicar en su día a día para poder desarrollar correctamente la escritura:

  • Hablar con oraciones largas y libres de contexto, con una organización y articulación adecuada.
  • Copiar figuras geométricas como un círculo, una cruz y un triángulo.
  • Identificar diferencias y similitudes entre objetos, dibujos y sonidos.
  • Comprender nociones de orientación espacial como arriba/abajo, detrás/delante, al lado…
  • Clasificar objetos por color, forma y tamaño.
  • Ordenar de mayor a menor y viceversa.
  • Seguir instrucciones y recordar la secuencia de entre 3 y 5 pasos.
  • Habilidades de motricidad fina como trazar, doblar, colorear, ensartar, pegar, cortar, bolear…
  • Poner atención mientras se le lee un cuento.

Es importante buscar actividades en el juego y en el hogar, para estimular estas actividades y que sean parte del día a día de los niños, para que lo vayan aprendiendo de manera natural.

Como podemos ver la escritura va mucho más allá de tomar un lápiz y una hoja y comenzar a escribir; debe haber mucho trabajo previo para poder lograrlo de la manera más natural y fluida. Y para ello también es vital que l@s niñ@s comprendan su utilidad ¿para qué me sirve escribir? pues esto siempre será un gran motivador para que lo logren.

Johis 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *